México se prepara para tener su propia moneda digital en 2024

0
78

Extracto de Donweb News

El mundo de las monedas digitales ha llegado a México. El Gobierno anunció en su cuenta oficial de Twitter que hacia 2024 tendrá la propia en circulación, lo que ayudaría a avanzar en el tema de la inclusión financiera. La dependencia encargada de emitir esta próxima moneda digital será el Banco de México (Banxico).

Las monedas digitales de bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) es dinero virtual respaldado y emitido por un banco central, es decir, funge como un registro electrónico de la moneda oficial de un país, por lo que es regulado por la autoridad monetaria de esa nación.

Hasta el momento, son varios los países que se encuentran explorando la puesta en marcha de alguna CBDC en su economía.

Pero, ¿es lo mismo una CBDC que una criptomoneda?

Aunque las CBDC también pueden utilizar blockchain como las criptomonedas, no son, en el sentido estricto, criptomonedas. Una CBDC es responsabilidad de un gobierno, es decir, se centraliza a través de la autoridad financiera del país, por lo que se puede decir que son la “versión electrónica” de las monedas y billetes comunes.

Por otro lado, las criptomonedas (como el bitcoin) se ejecutan con tecnología de contabilidad distribuida, lo cual significa que varios dispositivos en todo el mundo, no uno central, verifican constantemente la precisión de la transacción.

A las CBDC puede acceder el público en general; esencialmente, personas y empresas que tienen acceso a cuentas de ahorro y transacciones en el banco central de su país de origen. 

Si las CBDC obtienen el éxito esperado, su implementación podría ayudar a aquellos organismos que desarrollan políticas públicas a lograr objetivos relacionados con la eficiencia de los pagos, la inclusión financiera, la competitividad bancaria y de los pagos, el acceso a dinero seguro del banco central en la era de los pagos digitales, y más.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los CBDC son más rentables que el efectivo físico, ya que tienen costos de transacción más bajos. Además, pueden promover la inclusión financiera, lo que significa que quienes no cuentan con servicios bancarios pueden obtener un acceso más fácil y seguro al dinero en su teléfono.

Por otra parte, pueden competir con empresas privadas que necesitan incentivos para cumplir con los estándares de transparencia y limitar la actividad ilícita. Finalmente, otra ventaja es que pueden ayudar a que la política monetaria fluya con mayor rapidez y sin problemas.

¿Cuáles son los retos?

A decir del FM……


Autor Prensa Marketing
Lee la nota completa en Donweb News

Dejar respuesta