Emprendimiento: Consejos para crear una startup

0
205

Extracto de Rhiss blog

Redactado y creado por

Luisa Mendiola
Online Communications Manager

 

Los cambios tecnológicos unidos a la globalización de la economía han empujado a las empresas a ser más innovadoras y adaptarse a las nuevas necesidades del mercado. Esto ha dado lugar al mayor uso de la web como forma de comercialización y a la aparición de nuevas empresas con presencia online, las llamadas startups.

Muchos emprendedores ya han apostado por este modelo de negocio, pues permite un crecimiento más rápido en mucho menos tiempo. Sin embargo, también tiene un alto riesgo, por lo que conviene tener en cuenta algunos consejos para poner en marcha nuestra propia startup:

1. Definir nuestra idea

En general, no se necesita una gran idea para crear una startup. La clave consiste en tratar de ofrecer algo que los demás no tienen. En definitiva, hacerlo mejor. Y para ello, debemos investigar un poco el mercado: clientes potenciales y competidores.

Aquí la rapidez de desarrollo es fundamental, pero además, nuestro producto o servicio debe cubrir las expectativas de nuestro público objetivo. Por lo tanto, es mejor dedicarle tiempo y sacar un buen producto en lugar de un producto a medias.

2. Buscar una fuente de recursos

Una vez tenemos claro lo que queremos, llega la hora de buscar soporte económico. Tenemos dos opciones: financiación con recursos propios o con recursos ajenos (venture capital o business angels). En el primer caso, tenemos el control absoluto sobre la empresa, pero el crecimiento es más lento. En el segundo caso, existe una pérdida de control en la toma de decisiones y hay más sensación de urgencia, pero disponemos de capital suficiente para crecer rápido y del apoyo un grupo de expertos.

Si nos decidimos por la opción de buscar inversores, debemos presentar un buen proyecto. Éste debe incluir toda la información relevante sobre la startup: descripción del producto o servicio, datos de mercado, competencia, métricas de resultados, experiencia de los fundadores. Es fundamental hacer una demostración del producto para captar la atención de los inversores y poder ponerlo en marcha.

3. La importancia de un buen equipo

El equipo, junto con la idea, son los ingredientes principales para poner en marcha cualquier proyecto. Y de hecho, mientras que la idea puede transformarse a lo largo del tiempo, un buen equipo es casi irremplazable.

Es importante que el fundador del proyecto cuente con las siguientes características: imaginación, determinación y cierta malicia para romper las reglas irrelevantes. Además, debe tener una buena relación con el equipo de trabajo.

También hay que considerar que al elegir al cofundador, considera que con él tendrás una relación no sólo por el tiempo, sino por las ideas. La mejor opción es elegir a alguien que complemente al proyecto.

Y, por supuesto, no olvidemos que este modelo de negocios no es una regla, sino que se trata de experimentar, de ir aprendiendo. El peor error que podemos cometer es casarnos con una idea, pues la toma de decisiones dependerá siempre del producto y hay que ser flexibles y adaptarnos a las circunstancias.

4. Elegir el espacio de trabajo

Los primeros pasos de las grandes marcas han sido, en general, de origen muy humilde. Así ocurrió con Steve Jobs en sus comienzos con Apple. Por tanto, la mejor opción es tener un lugar donde los costos de operación sean mínimos.

Una startup debe enfocar todos sus recursos en c……


Autor iFernando
Lee la nota completa en Rhiss blog

Compartir
Apasionados, dedicados y especializados en software y aplicaciones Web, cada instante haciendo que tus proyectos sean ideas exitosas.

Dejar respuesta